Mario Jarquín, un pintor de grandes potenciales en el retrato y el paisaje

SAM_2872
Estas obras se exhibirán hasta el 7 de noviembre en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío, la entrada es gratis.

Por Salvador Espinoza Moncada

No es casual que un joven pintor autodidacta nos sorprenda con su paleta nuevamente. Con un rigor extraordinario, Mario se devela como un pintor de grandes potenciales en el retrato y el paisaje.

Lo que más asombra de Mario Francisco Jarquín Escobar es la sagacidad para delimitar su estilo,  pero sobre todo, el oficio de pintar y recuperar, desde su juventud, los trazos  de la pintura clasicista y realista.

Son obras cerradas, no abiertas, con las figuras colocadas en el centro de la composición; las formas se distinguen nítidamente y son independientes, donde no hay violentos contrastes ni actitudes exageradas, características esenciales de la pintura clasicista del S. XVII.  No se trata de un naturalismo exacerbado, sino que busca expresar una belleza ideal, con ribetes de serenidad.

Sin embargo, en las obras de Jarquín se encuentra también cierto rasgo de la pintura realista, por el uso de la pincelada suelta, que da a las obras un aspecto esbozado, elemento que, al mismo tiempo está íntimamente ligado al impresionismo de Manet, que en realidad no respondía a las convenciones técnicas del tratamiento de la luz y el color de los impresionistas, como en efecto lo vemos en la obra de Mario Jarquín.

Algunas de sus obras de empaste grueso y otras con mayor delimitación del dibujo, se emparentan con esa característica fundamental del realismo, al representar la vida cotidiana: en el campo, en la ciudad, la intimidad, el paisaje o el trabajo, con minuciosidad.  Se trata de una pintura objetiva, que no intenta embellecer la realidad, tal y como se aprecia en la obra de eminentes pintores del S. XIX como Corot y Millet.

En ese sentido, es digno de admirar esta obra que también incorpora elementos de la contemporaneidad donde el único tema digno de ser representado es el mundo coetáneo del artista.

En ese mundo de la observación, de su entorno que lo ha movido hacia el autodidactismo, Mario Jarquín, se vislumbra como otro de los jóvenes exponentes de la “nueva plástica nicaragüense” que, al igual que Oliver Otero con su desgarrador estilo de la figuración desfigurada, están creando una nueva expectativa para nuestra plástica nacional.

———————————————————————————-

P1180978

Reseña Biográfica

Del pintor Mario Francisco Jarquín Escobar

  Nace el 30 de diciembre de 1979 en la ciudad de León, Nicaragua.

Aprendiz en el taller del pintor Pascual Rojas durante algunos meses cuando contaba con 17 años de edad.

 Inicia su formación autodidacta a esa misma edad y logra progresos visibles en el lapso de algunos años. Las bibliotecas de la ciudad de León se convierten en sus centros de estudios, en donde aprende de  libros y manuales.

Su primera etapa consiste en la pintura de reproducciones la cual se extiende desde el 2005 hasta el 2010.

 Sus primeras obras originales se relacionan a la incursión en diferentes concursos nacionales desde el año 2005,  año en el cual el Banco Central de Nicaragua le otorga un reconocimiento por representar de forma sobresaliente a su ciudad natal en el Certamen Nacional de Pintura Toribio Jerez.

En el año 2010 obtiene el Primer Lugar del certamen organizado por el Grupo Cívico Ética y transparencia con su obra ¨La justicia hecha hambre¨. Para el año 2013 se involucra en un proyecto personal para capacitar a nuevos prospectos de la pintura, y su taller se convierte durante más de dos años en el lugar donde despuntan carrera algunos artistas jóvenes de León.

Ha participado en varias exposiciones colectivas en diferentes ciudades del país;

  • En la ciudad de León, en La Casa de cultura Antenor Sandino, La Alianza Francesa y el Patio del príncipe de la Catedral.
  • En  Ocotal,  en la Casa de Cultura
  • En  Somoto, en el Palacio de la cultura.

Actualmente algunas instituciones leonesas  poseen obras de su autoría, por ejemplo, La Catedral y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. La Basílica Catedral colecciona ¨El  bautismo de Jesús¨ y nueve retratos de obispos los cuales se encuentran en la Pinacoteca del Banco Central.

La Iglesia del Perpetuo Socorro posee tres de sus obras: ¨Santa Teresita¨, La imagen de ¨La Virgen del Perpetuo¨ y la obra de ¨Jesús curando a los enfermos¨.

La capilla de San Agustín  contiene una ¨Inmaculada¨, ¨El retrato de San Agustín¨ y un lienzo central con figuras de ángeles pintados en el año 2014.

Algunas de sus pinturas también se encuentran en colecciones particulares fuera de Nicaragua.

En febrero del 2015 recibió el premio al Primer lugar del Certamen Nacional de pintura 2014 realizada año con año por el Banco Central de Nicaragua, BCN, con su obra ¨muchacha distraída¨.

Actualmente continúa con sus estudios autodidactas, desarrollando  temas figurativos y paisajistas con miras a futuras exposiciones. Aunque se desempeña como pintor independiente, participa activamente en  las más notables iniciativas culturales relacionadas a la pintura, entre ellas ´´Puertas  Abiertas´´, iniciativa del Teatro Nacional Rubén Darío.

Autor: FORO NICARAGÜENSE DE CULTURA

Centro de Información en Línea de la Identidad Cultural / Managua, Nicaragua. El Foro Nicaragüense de Cultura es una asociación civil sin fines de lucro con personalidad jurídica, aprobada el 18 de mayo de 1999; con patrimonio y gobierno propios; constituida por personas académicas, artistas, empresarias, intelectuales y literatas; con la misión de FOMENTAR, DESARROLLAR Y PROMOVER LA CULTURA NICARAGÜENSE, auspiciando investigaciones, capacitación, encuentros, intercambios, publicaciones, concursos y eventos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *