Celebran con música II Aniversario

15

La Orquesta Juvenil Rubén Darío, celebra su II Aniversario de fundación, el próximo miércoles 25 de junio, a las 7:00 pm. en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío.

Durante su concierto ofrecerán un variado repertorio de música clásica de los grandes maestros del pentagrama mundial y nicaragüense.

 Entrada C$ 100 córdobas

Más información:

Divulgación y Prensa

Teléfono de Taquilla
222-7426

ELEMENTOS DE LA POESÍA SOCIAL EN EL POEMARIO LLUVIA EN VERANO

patricia

Por Patricia Blandón

Podemos definir al poeta Alex Cano como un poeta social que busca movilizar  a sus lectores más allá de la sensibilidad emocional  y entrar en la movilización de su mundo valorativo al exponer la problemática social de los obreros mineros y del medio ambiente desde una perspectiva crítico-ética.

La poesía social tiene sus referentes europeos en Antonio Machado, Federico García Lorca, Blas de Otero, Miguel Hernández, Gabriel Celaya entre otros y en Latinoamérica en la voz poética de José Martí,  Pablo Neruda, Juan Gelman y Octavio Paz.

El doctor Carlos Tünnerman sostiene “Alexander Zosa es un poeta profundamente enraizado en su terruño como suelen ser los mejores poetas de chontales. Alex ama intensamente  a su pueblo minero de Santo Domingo  y asume la tragedia de los sufridos trabajadores, que dejan sueños, pulmones y vida en los oscuros socavones de las minas”

El poeta Alex Cano es la voz de tantos obreros mineros de nuestra Nicaragua, los que no han tenido voz para defender sus derechos humanos y han sufrido calladamente en las regiones en donde se ha explotado este mineral a costa del sufrimiento y la dignidad humana como lo muestra el poeta en el siguiente poema:

TÚNELES

 

Los jóvenes de otros siglos

envejecieron en estos túneles con las manos llenas de callos, el cabello

se les enjabonó, sus mejillas se marchitaron; sus anhelos jamás fenecieron:

conquistar los colores y pintar los paredones del túnel azur.

La aldea nació en los brazos de una mina los cascos, las palas, los

picos rodaban ante el ejército de hombres.

El malacate es la puerta a las vísceras de la tierra,

el hilo azul enriquece el bolsillo y nos da un puñetazo en el cerebro.

El hombre muere para vivir en los minerales; resucita todas las tardes,

cuando emerge de los orificios de la tierra en el Amparo, Los Tubos

o la veta El Consuelo que cansada retiene de vez en cuando

un mancebo en su vientre, para poderse reanimar.

Los túneles de La Cuatro se han secado, oxidaron sus dientes,

cerraron sus gargantas para las nuevas generaciones de mineros

que decidan envejecer, enterrados con resudor salitre.

La fuerza de la jornada se arruga ante las palas mecánicas

y los tractores que hierven y carcomen los cerros (…)

Provoca la reflexión sobre este tema social, desde un enfoque moral. En este poemario se reafirma lo que dijo Ortega y Gasset “Yo soy yo y mis circunstancias”

Sus poemas descubren y desnudan a un joven poeta comprometido con su realidad social, con sus raíces, sus antepasados. Profundiza dentro de si mismo, para encontrar las emociones, los sentimientos, las ideas y la valoración moral de las costumbres, como bien lo dice la doctora Isolda Rodríguez Rosales: “Emergiendo de la ubérrima tierra chontaleña, se alza la voz telúrica de un joven que tiene sus raíces bien plantadas en los llanos se Santo Domingo, para evocar a sus ancestros mineros que hurgaron  en las entrañas de la tierra misma” Esto se reafirma en los siguientes poemas:

 

ESENCIA

 

Soy la esencia de mi pasado,

simple sal transformadora de mi ser.

Soy un alma viva del presente,

emergiendo del ayer.

 

 

TIERRA

 

La tierra de Santo Domingo es: la mujer del güirisero; el Capirote

oloroso; los llanos achicados por las palas mecánicas; son los

hombres que bajan al vientre en búsqueda de su alimento

– tierra de mi infancia–;

es un suspiro anegado; son imágenes grabadas en cinta magnéticas

que guardo en mi mente.

Es la tierra donde corrí de niño

con barriletes de colores, izados en el limpio azul del cielo.

Tierra del movimiento oro.

Tierra colorada que gira frenética, evoluciona

y resucita: es mi tierra.

Evoquemos en la tierra,

cantemos con los mineros o con los “Dioses del fuego”,

quememos las guitarras de madera en protesta,

juntemos nuestras voces, saltemos de alegría o luto

pues del día que termina: resurgirá uno nuevo, para seguir danzando

en la tierra que nos vio crecer.

Sus poemas delatan sus valores, su sentir, su consciencia social, evocan o aluden a los rituales para favorecer la bendición de la lluvia en pleno verano. Cito nuevamente al Doctor Tünnerman: “El hablante lirico pone todas sus esperanzas en la lluvia para que el campo reverdezca y su amada tierra chontaleña tan maltratada por la explotación, recupere su pureza original” Además encontramos una voz poética que nos habla de la temida soledad en el siguiente poema:

 

SOLEDAD

 

Por doquiera está la soledad

con ansias de alojarse en cualquier lugar

con deseos de vivir en el más allá (…)

Mejor sería acostarme en un hormiguero,

asustarme de mi sombra,

espiarme por las hendijas de mi cuerpo,

lo designo así, que desistir a que la soledad

venga a morar en mí (…)

Nos habla también del acto mortuorio en el poema

AGUA AMARGA

 

A Verónica, ¿Usted sabe el por qué?

Hoy suspiré y bebí agua amarga.

Dí mi adiós:

adiós a mi cuerpo, a los días de persecuciones,

a mis días blancos-negros.

Lloran mi cuerpo vacío y consumido

lamentan no haberme dicho: amor.

Me custodian e instalan madrigales,

ya he disipado el matiz.

Pasadas las horas de la costumbre, levantan las flores

y sin desasosiego alguno

deciden guardarme en una gaveta helada—oscura.

Murmura el viento atajando los colores,

y aquí solo, esperando descomponerme,

que los gusanos cuezan mi cuerpo,

para al fin eclipsarme y volver a empezar

en las estrellas, vigilarte los pasos, —amor traicionero—

conocer tus huellas dactilares humedecidas en otros cuerpos.

La evidencia sucumbe mi historia,

espero amargue tu conciencia.

“El poemario “Lluvia en verano” está formado por siete secciones: Aguas, Lluvia en verano, Veranos, Elegías para un arquitecto, Taciturno, Silencios y Deshielo de ríos, todos ellos, cantos a la tierra en los cuales el poeta surge de los surcos, de las entrañas chontaleñas, como el Ser que es consciente de ser parte de todo, como dice el Popol Vuh hombres creados del barro mismo de la tierra” afirma Rodríguez Rosales.

En un estudio sobre la poética de Alex Cano, publicado en la Revista Temas Nicaragüenses el 01 de junio de este año, Harlan Oliva Regidor, poeta jinotegano sostiene: “Alex es uno de los nuevos valores de su pueblo, es joven en edad y longevo en sus pláticas sobre historia, literatura, poesía. Obcecado recita con fervor esas leyendas y anécdotas de su pueblo y su gente. Ha despertado un amor desmedido por Chontales su tierra natal. Ama esas cosas viejas  que lo anclan al pasado y así comprende su presente… es loable que, a pesar de su corta edad, Alex demuestre tanta pasión por auscultar entre papeles vetustos y apolillados esas historias de quienes le precedieron en la idea y la palabra. Tiene el joven aedo esa fascinación por lo arcaico, y será muy moderno y muy antiguo Alex va con el anhelo de un ser, menos obsesivo, más permanente a lo largo de la vida y de la historia. Lúcidas páginas que en el tiempo que ha de venir, ha de consagrar a Alex Cano como uno de los poetas más representativos de su ciudad.”

Sus poemas están llenos de significados y significantes, nos educan haciéndonos, reflexionar, despertando nuestra consciencia y viendo nuestra realidad y partiendo de esta contribuir desde nuestras circunstancias en la construcción de un mundo mejor.

Juigalpa 17 de junio. Presentación del libro Lluvia en verano. Auditorio UNAN-FAREN CHONTALES.

González recibe el premio de Poesía Ernesto Cardenal

Este año la gala de los Premios Ones Mediterránia, celebrada en Tarragona, ha sido el marco de entrega del premio Hispanoamericano de poesía Ernesto Cardenal, que busca reconocer el compromiso social mediante la poesía.

Este año la gala de los Premios Ones Mediterránia, celebrada en Tarragona, ha sido el marco de entrega del premio Hispanoamericano de poesía Ernesto Cardenal, que busca reconocer el compromiso social mediante la poesía.

Esta ha sido la primera edición del galardón, que convocan conjuntamente Mare Terra Fundació Mediterránia, la Red Internacional de Escritores por la Tierra y la Universidad Veracruzana.

De los 149 trabajos que optaron al premio, este ha recaído en Ángel González Quesada, que bajo el seudónimo de Abraham Zacut ha resultado vencedor del certamen por su obra “Huérfanos todavía”.

El jurado formado por un comité internacional de Escritores, Poetas y Creativos miembros de la RIET ha querido destacar el ritmo sostenido y los recursos poéticos que el autor ha resuelto de un modo sobrio y con una voz madura.

El ganador

 Nacido en Salamanca, es licenciado en Filosofía, dramaturgo, narrador, guionista, actor y director del grupo de teatro ETÓN. Posee alguno de los más prestigiosos premios de poesía y prosa.

 El premio Ernesto Cardenal fue entregado por Jesús Cisneros, Director de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza Mesoamérica, patrón de Mare Terra Fundación Mediterránia y delegat en Iberoamérica y por Francisco Zapater, Consejero de Relaciones Ciudadanas y Universidad del Ayuntamiento de Tarragona al poeta, que agradeció la convocatoria de este premio destacando que se reconozca a la poesía, la literatura y el arte como un medio para crear un mundo más humano y para combatir el peor sentimiento que a su juicio existe: la indiferencia.

Fuente/Red de Escritores por la Tierra

CONTAGIAR LA PASIÓN POR LA LECTURA

leo

 

 “Muchos niños y jóvenes no leen libros porque no saben leer bien. No saben leer bien porque no leen libros”. (Paradoja de Bamberger).

Por Henry A. Petrie

         No es lo mío dictar técnicas de lecturas ni llenar las cabezas con terminologías importadas, de esas que ahuyentan y desaniman; siempre trato de compartir inquietudes de escritor comprometido con el desarrollo sociocultural de Nicaragua, reflexiones de un promotor de la lectura y de la literatura nacional, cuyas experiencias las ha desarrollado desde un pequeño colectivo de poetas enamorados y apasionados por estos temas, por las acciones que desarrolla en escuelas de primaria y colegios de secundaria del país.

Siempre trato de conversar, en todo caso, exponer con la mayor claridad que me sea posible algún tema, qué más acerca de la lectura.

Los beneficios de la lectura que muchos ya reconocen

Para que nos guste, así como en la vida, debemos acudir a los temas más afines, a las historias que más nos atraiga, convencido de que a través del uso del libro, de su lectura, mejoraremos en muchos aspectos de la vida, nos permitirá conocer, saber y por supuesto, escribir y expresarnos mejor. Estar enterados de lo que pasa en el mundo, lo que se visiona.

Nos da competencia para bien comentar y tener un mejor vocabulario. Entender a la sociedad y sabernos comunicar. La ortografía y la gramática se mejoran sustancialmente. Hacemos mejor uso del lenguaje y la escritura. Nos desarrolla la imaginación y la creatividad.

Aporta mayor capacidad de reflexión, desenvoltura y seguridad ante los demás (auto estima), permite que el lector pueda desarrollarse mejor en cualquier ámbito: académico, profesional o social.  La lectura nos distrae. Nos ayuda a un mejor desarrollo emocional. Cuando leemos no estamos solos. Y en el caso de los estudiantes, beneficia el rendimiento escolar al concebir el estudio y la investigación como parte de un mismo proceso educativo.

En la conversación nos damos cuenta cuando estamos frente a una persona lectora, su educación, desenvolvimiento, la calidad de su discurso lo denotan. Alguien que lee tiene de qué hablar, sus perspectivas son más amplias, su capacidad de análisis y comentario son más ricos, más profundos. A mayor conocimiento e información mayor poder personal. La seguridad en sí mismo se fortalece.

La lectura, indefectiblemente, conduce al crecimiento personal.

Ahora hablemos de la aventura, del viaje

Invito a que descubramos el placer en la lectura. Nada de obligación ni castigo. Nada de complejidades que solo sirven para ahuyentar. El hábito ha de venir mediante el gozo que nos proporcione; la disciplina se asienta mediante la utilidad que le vayamos encontrando, al constatar el gozo y el crecimiento que nos procura.

En mi experiencia como lector, el reto surge con la curiosidad, la intriga, cuando la necesidad de indagación se planta –más allá de lo literalmente expresado en el libro–, se trata de ir tras algo: datos, tesis, historias, secretos históricos, hallazgos, dramas humanos, tramas vitales y cotidianas. La vida.

La lectura placentera es un viaje, una aventura, que para ser pasajero solo se requiere abordar y estar atentos a las incidencias del viaje, gozando de las compañías de personajes que se van apareciendo en las historias que leemos, degustando cada episodio.

Desde pequeño me ha llamado la atención la existencia toda, el Cosmos, la danza de constelaciones y los universos de los cuales somos parte; el Tiempo y el Espacio siempre me llevaron a grandes interrogantes. De ahí que descubriera libros interesantes, en cuyas historias he navegado cada vez que regreso a ellas, como por ejemplo:

La máquina del tiempo, de H. G. Wells. Me ha fascinado, pero también me ha despertado infinitud de inquietudes ese viaje al futuro remoto, donde yo me he ubicado como un viajero del tiempo. Y sigo preguntándome, ¿hasta cuándo la especie humana sabrá ubicar su responsabilidad en el devenir de este planeta?

En los primeros años de mi juventud, me fascinó Julio Verne, sus20,000 Leguas de viaje submarinoLa isla misteriosa (el capitán Nemo reaparece en esta novela, protagonista de la anterior citada), La vuelta al mundo en 80 días y Viaje al centro de la Tierra. En las novelas de Verne uno se encuentra con la aventura, lo desconocido.

Siempre me ha hechizado el poder de sus visiones, hasta dónde la ficción ha forjado la realidad o hasta dónde la realidad es una eterna búsqueda, esa chispa que desde nuestro interior se proyecta en visión, idea, hasta evolucionar en una articulación de sucesos mentales que llamamos ficción.

A través de la lectura conocemos mundos maravillosos, grandes viajes y vidas inteligentes…

Empujado por mi propia forma de ser, indagador y cuestionador, con cierta mentalidad científica y espíritu reflexivo, fui en busca de respuestas desde temprano, que no precisamente las he encontrado todas; las preguntas se multiplican, así los caminos que transito, hasta el entendimiento siempre relativo de la vida, tal como un transitar constante, un eterno viaje que solo requiere abordaje.

A través de la lectura imagino, y también creo. Indago y subvierto; me recreo y aprendo; las inquietudes que me siembran los libros evolucionan en búsquedas; el espíritu crece cada vez, en proyección infinita de saber y placer.

Hacia una mentalidad indagatoria y un espíritu reflexivo

He tratado de ir más allá de lo que las palabras escritas dicen, de la trama de las historias narradas. Siempre he tratado de decodificar símbolos, signos, enigmas… Al leer se aprende a decodificar; decodificar implica indagación, escudriñamiento. Nos apasionamos por encontrar supuestas verdades, desatar nudos, encontrar pistas que nos lleven a hechos o escenarios claves.

Entonces, en este proceso también nos vamos ubicando como creadores, porque vamos construyendo y des-construyendo, porque nos vamos intrigando y comprometiendo con la historia que leemos, es lo dinámico del proceso. Esa es la riqueza y lo mental exponencial, porque el desarrollo de la imaginación e interpretaciones va más allá del texto, trasladándose a nuestra cotidianidad, a nuestras vidas y experiencias.

Cuando realmente nos sumergimos en la lectura de un libro, de una determinada historia (novela, cuento), por muy ficción que sea, no dejará de tocarnos, de interrogarnos o sugerir, al margen de nuestras concepciones, creencias y estilos de vida.

En lo personal, la lectura constituye un desafío, un viaje que abordo con entusiasmo y expectativas. Me apasiona. Las rutas son múltiples y cada una hay que vivirla con cierta intensidad.

Demos y proyectemos el ejemplo, la acción

En mi labor promotora de la lectura, jamás he ido tras una determinada técnica de lectura. No las desdeño, pero no las creo indispensables. De lo que se trata es que las personas se entusiasmen, se enamoren y apasionen por la lectura. Y esto no es cuestión de técnica, sino de espíritu, de voluntad. Entonces, para adquirir hábito lector, lo primero y último es ponerse a leer. No importa el soporte o formato del libro o texto: libro físico (tradicional), libro electrónico, etc.

La propuesta es simple: “contagiar” la pasión por la lectura. Para contagiar debo ser el primer apasionado. No se transmite disfrute, placer, si no lo experimentamos. Y sintamos placer a nuestro ritmo, a la manera de cada quien, no se trata de una carrera de cien metros planos ni hacer de la habilidad lectora una absurda medición de palabras por minutos.

Más que convencido estoy que a medida que vayamos desarrollando la habilidad lectora, hasta convertirla en hábito, los ritmos en la lectura y niveles de comprensión se incrementarán. El lector mismo acumulará experiencias y se irá indagando de lo que requiera para su placer.

Lo importante es que uno adquiera el hábito de leer.

Nos preguntamos: ¿Cuáles son los problemas de hábito de lectura que tenemos en Nicaragua? ¿Por qué los estudiantes casi no están leyendo? ¡Cómo se van a formar lectores en escuelas y colegios si nuestros docentes no están leyendo! Y si no se lee no se promoverá la lectura. No se estimula aquello que uno no ejerce.

Y para estimular hay que comentar, y nadie comentará lo que no conoce, lo que no ha leído. ¿Qué ejemplo dará a los docentes un director que no lee? ¿Qué ejemplo dará a sus alumnos un docente que no lee? ¿Qué ejempló lector darán padre y madre que no leen?

Pero lo más triste –lo afirmo con pleno conocimiento de causa–, en Nicaragua existen funcionarios de gobierno, y aún más grave, en el Ministerio de Educación, que son alérgicos a la lectura.

Y es más, entre estos últimos, un segmento importante en cantidad y por nomenclatura, nos ha afirmado que leer NO es su responsabilidad educativa o docente. ¿Entendemos, entonces, la gravedad del problema y el peso descomunal del desafío? Pero más pimienta al caldo, la educación superior no escapa a esta tragedia. Y luego, andan preocupados por la baja calidad de la educación en este país.

Sí, hemos llegado al colmo de estar produciendo técnicos y profesionales indiferentes a la lectura. Otra sería la suerte de este país, si nuestros políticos abrazaran con pasión la cultura y la lectura. Y observemos que Nicaragua pronto estará celebrando el centenario del fallecimiento de Rubén Darío (1867-1916), de quienes todos nos ufanamos en tanto el príncipe de las letras castellanas.

Olvidamos que Darío, por encima de todas sus glorias celebradas, está la de haber sido un lector extraordinario. Jamás hubiera llegado a la cúspide de la literatura universal sin su pasión lectora. Cada vez que nos llenemos la boca hablando acerca de Rubén Darío, deberíamos cuestionarnos qué tan lectores o lectoras somos, como para reafirmar eso de que Nicaragua es la cuna de grandes poetas. Ya comienza a ser trágico para este país, quedarnos con magistrales conferencias y estudios de unos cuantos, declamaciones altisonantes de sus poemas emblemáticos, con una población que desestima la lectura.

Para promoverla, para contagiar esta pasión, necesitamos dar y proyectar ejemplo lector. Leer y leer; comentar y comentar. La lectura, siendo una actividad individual, debe explayarse como fenómeno social público con efecto multiplicador. Solo así brillará la inteligencia y la cultura nicaragüense, dignificándose a sí misma y enalteciendo a nuestras luminarias.

Docentes y catedráticos indiferentes a la lectura no nos hacen bien en este propósito; los necesitamos con una buena formación lectora y con un espíritu reflexivo y crítico, a grado tal de promover una educación liberadora de conciencias, sin dogmas, credos particulares ni fanatismos. Necesitamos una educación que sea encuentro de las ideas, las culturas y visiones de la vida inteligente que representamos, donde la imaginación y la creatividad sean consustanciales al desarrollo y al crecimiento humano, en plenitud de libertades.

Los procesos educativos no solo deben estar en las aulas de clases o recintos universitarios, sino en la actitud personal, en el compromiso de forjarse una cultura personal como responsabilidad propia, a través del estudio y la investigación, a través de la lectura. De ahí, entonces, que maestros y maestras deberán obrar con el ejemplo. Si hablamos de lectura, tendremos que leer, saber encontrarle el gusto, el placer. No se encuentra lo que no se busca.

A partir de hoy, hacia adelante, un docente que no lea debe considerarse incompleto y en deuda con su vocación. La lectura constante es actualización de todos los días.

Más que preocupaciones, banderas de lucha

Me preocupa que se hable de libertad, cultura, desarrollo económico y de democracia sin preocuparse ni ocuparse en la formación lectora. Leer es ejercer libertad, crecer con pensamiento crítico a través de la reflexión y el comentario, el análisis. Un sistema educativo jamás podrá rendir frutos en términos de calidad si no es capaz de producir verdaderos lectores, si no es capaz de articularse con la comunidad y la familia en función de este reto.

Si nos ponemos en serio en la tarea, debemos reconocer, en primer lugar, que no habrá ningún plan lector exitoso sin maestros lectores, sin líderes educativos lectores, sin autoridades nacionales lectoras. ¿Queremos o no un país culto, inteligente, con buen sentido estético? ¿Cómo apuntar a un desarrollo integral

sin un buen sistema educativo formador de lectores y por ende, de la personalidad básica de nuestra niñez y juventud?

 Necesitamos “contagiar” la pasión por la lectura.

 

Managua, 6 de junio del 2014.

El “boom” de las mujeres en las artes

43 pintoras expone sus obras en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío- Foto / Arnulfo Agüero
43 pintoras expone sus obras en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío- Foto / Arnulfo Agüero

“Parece que el relevo generacional que se esperaba de los pintores está siendo realizada por las mujeres, porque se ve mucho fruto y ganas de profesionalizarse, es una especie de ´boom´ de las mujeres en la pintura”, valoró por su lado el maestro Reinaldo Hernández.

Lo que comenzó como una brisa suave se está convirtiendo en un huracán de entusiasmo”, dijo la pintora Nunzia Valenti, organizadora de la Expo Mujer 2014, evento que logró reunir obras de 43 pintoras, expuesta hasta el 14 de junio en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío.

Para Ramón Rodríguez, director del Teatro Nacional Rubén Darío, esta muestra es un esfuerzo de las artistas por abrirse espacio en las artes alcanzado “una innegable calidad en sus creaciones”.

Sobre la Expo Mujer 2014, el crítico de arte Anastasio Lovo estima que las artistas mujeres han venido creciendo en calidad y número, unas influenciadas por sus maestros, y otras buscando su propio estilo, lo que es muy prometedor para las artes.

Exposición en 2015 reunirá a mas de 100 artistas en todos los estilos

Rodríguez también invitó a las artistas del país a ser parte de una gran exposición nacional de arte en enero del 2015.

“Estamos hablando de más de 100 mujeres pintoras que espero participen en una exposición de obras de todas las regiones del país que organizaremos con Ramón Rodríguez, Salvador Martínez, Donaldo Aguirre, y el grupo Praxis”, añadió Valentí.

Expo Mujer 2014-

EXPO-MUJER 2014 CONMEMORANDO EL 45 ANIVERSARIO DEL TEATRO RUBÉN DARIO

 

  1.       Alexandra Vaughan
  2.       Ana Alvarado
  3.       CAYETANA
  4.       Chylo Bosche
  5.       Chilo Cuadra
  6.       Chilo Delgadillo
  7.       Clarissa Schoenborn
  8.       Daisy Benavides
  9.       Dalila Montealegre
  10.       Eddyluz Tellería
  11.       Gema Holmann
  12.       Giovanna Serrano
  13.       Gloria Luna
  14.       Indiana Cardenal
  15.       Karla Rodríguez
  16.       Karla Valle
  17.       Kathy Belli
  18.       Laura Fonseca
  19.       Liesy Ulvert
  20.       Ligia Mendieta
  21.       Lucía Martínez
  22.       Lucía Ulvert
  23.       Luz Marina Acosta
  24.       Marcia Chamorro
  25.       María Lourdes Centeno
  26.       María Luisa Lau
  27.       María Reneé Perez
  28.       Mariu de Lacayo
  29.       Mercedes Ubago
  30.       Nunzia Valenti
  31.       Rina  Rodriguez Salamanca
  32.       Rosa Carlota Tünnermann
  33.       Roxana Alaniz
  34.       Sagrario Chamorro
  35.       Silvia Zúniga
  36.       Zayda Benavides
  37.       Marina Vílchez
  38.       Yelba Ubau

 Obra de Ana Isabel Alvarado-